Titulares

Son las:

sábado, 11 de febrero de 2017

Haitianos ya no quieren cruzar a Estados Unidos, sino quedarse en Baja California

Crispín Garrido Mancilla

Playas de Rosarito.- Se terminó el periodo de albergue para 81 haitianos que se encuentran en la Casa de Retiros de la parroquia de los Misioneros Guadalupanos del Santísimo Sacramento, y la mitad de ellos se quiere quedar a vivir en esta ciudad, ante la incertidumbre de ser deportados hasta su país.

Erick Valencia Quintero
El sacristán de la parroquia, ubicada en la colonia Constitución, y a la vez encargado del albergue, Erick Valencia Quintero, informó que la iglesia está haciendo todo lo posible por apoyar su gestión para que sean recibidos por las autoridades migratorias de Estados Unidos o para que legalicen su permanencia en México.
Indicó que a pesar de que el periodo acordado con el Instituto Nacional de Migración (INM) venció el 30 de febrero, se flexibilizó el tiempo para que ellos desocupen. Entre los 81 que quedan, hay  hombres, mujeres y niños; sin embargo, es cada vez más complicado atenderlos debido a que la gente dejó de apoyarlos con víveres.
En el caso de quienes desean quedarse, Valencia indicó que el trámite es relativamente simple, pues solo tienen que llenar un formato de las visas humanitarias, que es gratuito, y presentarlo en la oficinas del INM ubicadas frente al parque Morelos, en Tijuana.
Agregó que es más complicado intentar recibir residencia humanitaria en Estados Unidos, ya que involucra varias dependencias, empezando por el Servicio de Inmigración (SIN) y Naturalización y la corte federal del Distrito de San Diego.
Indicó que el procedimiento consiste en ser recibidos por el SIN, que hace tres llamadas a familiares del migrante que ya vivan en ese país, y si no contestan, los pone en manos de un abogado defensor público, de cuya labor dependerá que en un plazo de 24 horas a 60 días se determine si se les da el asilo o son deportados.
Aseguró que de los que cruzan, la mitad tiene posibilidades de recibir el asilo; pero aun así, dijo, la mitad de los haitianos albergados en Rosarito están dispuestos a correr el riesgo y hacer el cruce.
Mientras tanto, 15 haitianos, incluida una mujer, fueron aceptados para trabajar en un lavado de autos ubicado en el bulevar Benito Juárez, en la zona turística de esta ciudad.
Edras Desir

Uno de ellos, Edras Desir, comentó que está decidido a quedarse en Rosarito, ya que no quiere exponerse a ser deportado.
Señaló que saben muy poco de los que han pasado al otro lado; pero sí tienen noticias de muchos que ya están de regreso en su país.
Incluso comentó que han estado buscando algún sitio para rentar, conscientes de que su tiempo en el albergue se agotó y tendrán que comenzar a valerse por sí mismos. Varios de los que trabajan en el autolavado dijeron que buscarán la forma de legalizar su estancia en Baja California y empezar a buscar un empleo formal.

Compañeros de ellos en el lavado dijeron que no les molesta su presencia ni les afecta, aunque comentaron que sí son discriminados por algunos residentes mexicanos, que se niegan a que les laven sus autos.

Noticias en video

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

...

FWT Homepage Translator